EN EL MANANTIAL

EN EL MANANTIAL
SAN FRANCISCO Y EL LOBO...

viernes, 7 de diciembre de 2018

ADMONICIONES DE SAN FRANCISCO DE ASÍS: 1





Cap. I: Del cuerpo del Señor

1Dice el Señor Jesús a sus discípulos: Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie va al Padre sino por mí. 2Si me conocierais a mí, ciertamente conoceríais también a mi Padre; y desde ahora lo conoceréis y lo habéis visto. 3Le dice Felipe: Señor, muéstranos al Padre y nos basta. 4Le dice Jesús: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me habéis conocido? Felipe, el que me ve a mí, ve también a mi Padre (Jn 14,6-9). 5El Padre habita en una luz inaccesible (cf. 1 Tim 6,16), y Dios es espíritu (Jn 4,24), y a Dios nadie lo ha visto jamás (Jn 1,18). 6Por eso no puede ser visto sino en el espíritu, porque el espíritu es el que vivifica; la carne no aprovecha para nada (Jn 6,64). 7Pero ni el Hijo, en lo que es igual al Padre, es visto por nadie de otra manera que el Padre, de otra manera que el Espíritu Santo. 8De donde todos los que vieron al Señor Jesús según la humanidad, y no vieron y creyeron según el espíritu y la divinidad que él era el verdadero Hijo de Dios, se condenaron. 9Así también ahora, todos los que ven el sacramento, que se consagra por las palabras del Señor sobre el altar por mano del sacerdote en forma de pan y vino, y no ven y creen, según el espíritu y la divinidad, que sea verdaderamente el santísimo cuerpo y sangre de nuestro Señor Jesucristo, se condenan, 10como lo atestigua el mismo Altísimo, que dice: Esto es mi cuerpo y mi sangre del nuevo testamento, [que será derramada por muchos] (cf. Mc 14,22.24); 11y: Quien come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna (cf. Jn 6,55). 12De donde el espíritu del Señor, que habita en sus fieles, es el que recibe el santísimo cuerpo y sangre del Señor. 13Todos los otros que no participan del mismo espíritu y se atreven a recibirlo, comen y beben su condenación (cf. 1 Cor 11,29).
14De donde: Hijos de los hombres, ¿hasta cuándo seréis de pesado corazón? (Sal 4,3). 15¿Por qué no reconocéis la verdad y creéis en el Hijo de Dios? (cf. Jn 9,35). 16Ved que diariamente se humilla (cf. Fil 2,8), como cuando desde el trono real (Sab 18,15) vino al útero de la Virgen; 17diariamente viene a nosotros él mismo apareciendo humilde; 18diariamente desciende del seno del Padre (cf. Jn 1,18) sobre el altar en las manos del sacerdote. 19Y como se mostró a los santos apóstoles en carne verdadera, así también ahora se nos muestra a nosotros en el pan sagrado. 20Y como ellos, con la mirada de su carne, sólo veían la carne de él, pero, contemplándolo con ojos espirituales, creían que él era Dios, 21así también nosotros, viendo el pan y el vino con los ojos corporales, veamos y creamos firmemente que es su santísimo cuerpo y sangre vivo y verdadero. 22Y de este modo siempre está el Señor con sus fieles, como él mismo dice: Ved que yo estoy con vosotros hasta la consumación del siglo (cf. Mt 28,20).


VERSIÓN DE DIOS (Pedro Casaldáliga)

En la oquedad de nuestro barro breve
el mar sin nombre de su luz no cabe.
Ninguna lengua a su Verdad se atreve.
Nadie lo ha visto a Dios. Nadie lo sabe.

Mayor que todo dios, nuestra sed busca,
se hace menor que el libro y la utopía,
y, cuando el Templo en su esplendor lo ofusca,
rompe, infantil, el vientre de María.

El Unigénito venido a menos
transpone la distancia en un vagido;
calla la Gloria y el Amor explana;

Sus manos y sus pies de tierra llenos,
rostro de carne y sol del Escondido,


¡versión de Dios en pequeñez humana!



El signo del Pan que da la vida 

«En verdad, en verdad os digo que, si no coméis la carne del Hijo del Hombre y bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el último día» (Jn 6,54-55).
Jesús sabe muy bien que esto les incomoda a algunos de sus seguidores. Pero, ¿qué hace Él? ¿Trata de explicarles el misterio? ¿Les ofrece una interpretación teológica? No, dice simplemente:
«El Espíritu es el que da vida; la carne de nada aprovecha. Las palabras que yo os he dicho, son Espíritu y Vida» (Jn 6,63).
En otras palabras, Jesús pide a sus seguidores simplemente que lo reciban en sus palabras. Solamente si aceptan el misterio de lo que Él les dice podrán experimentar la realidad de la que les está hablando
Jesús podría haber dicho igualmente: "¡Mirad, no hay manera de que vayáis a ser capaces de comprender este misterio! Limitaos a aceptarlo porque yo os lo pido. Quiero que creáis que al daros este pan y este vino me estoy dando a mí mismo. Si lo hacéis así, me encontrareis realmente presente en la Eucaristía, tanto si podéis explicarlo como si no".
Nadie puede jamás explicar un misterio plenamente. ¿Quién puede hoy explicar completamente el misterio humano de enamorarse? ¿Por qué pensamos entonces que tenemos que ser capaces de explicar un misterio divino?
Comprender cómo Cristo se nos hace presente en la Eucaristía no es nuestro problema. Es problema de Dios. Pero nosotros no hemos de resolver el problema de Dios. Sólo hemos de aceptar su promesa de estar presente para nosotros al partir el pan y al compartir el vino. Una vez que lo hacemos así, una vez que decimos que sí a su promesa de auto-entrega, nos abrimos a nosotros mismos a la posibilidad de experimentar la promesa divina.
¡Nos cuesta tanto tratar con el misterio! Tenemos una predisposición filosófica en contra de aceptar nada a menos que podamos explicarlo. No queremos aceptar que debe haber misterios que no comprendemos, que debe haber problemas que no podemos resolver.
Dios, sin embargo, no es un problema para resolver, sino un misterio para ser vivido, una realidad que hay que experimentar. Y un misterio no es un rompecabezas en el que haya que separar las piezas y volverlas a juntar, sino una verdad tan grande que sólo podemos tocar a la vez una parte de ella. Tenemos que ponernos a encontrarla pasito a pasito, conociendo de ella algunos aspectos a través de nuestra implicación en el misterio, sin esperar que vayamos a comprender nunca todo el dibujo. No se puede nunca asir un misterio; sólo podemos dejarnos asir por él.
Esa clase de renuncia, esa clase de entrega es necesaria si hemos de recibir el don de la presencia de Jesús en la Eucaristía. Porque nosotros no podemos hacer que Jesús se nos haga presente. Nosotros no podemos manipular al Señor. Sólo podemos decir que sí, que estamos dispuestos, si Dios nos lo garantiza. Como dijo Jesús a sus discípulos: "Nadie puede aceptarme, nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede" (Jn 6,65).

(La Biblia y su espiritualidad; R.Rohr, SalTerrae)

No hay comentarios:

Publicar un comentario