EN EL MANANTIAL

EN EL MANANTIAL
SAN FRANCISCO Y EL LOBO...

viernes, 11 de marzo de 2016

MORIR DE VIDA

MORIR DE VIDA
Mercedes Navarro;  Mc 16, 1-8
           
            El Evangelio de Marcos no es en modo alguno catártico, sino provocador y desasosegante para cualquier lector, el componente clave del reencuentro, no se inserta en el desenlace, sino que se lleva hasta el final, o mejor, suspende ese final dejándolo abierto.
            Esta apertura deja entrar el tiempo, asume la incertidumbre como dato del futuro inmediato, los riesgos, el temor, y focaliza la felicidad de forma innovadora en el marco de la vida, de la realidad, y no en la construcción artificial de un supuesto e ideal estado de duradera felicidad (es decir, un final perfectamente cerrado, que ya no exija otra cosa que cerrar el libro, y olvidarlo).         Parecería en un primer momento que se quisiera mantener al lector al margen, excluido de la felicidad; nada de eso, se le está pidiendo que inicie la búsqueda, que se ponga a favor de la causa, ya que según Marcos ante Jesús todos cayeron... amigos y enemigos.
            El sentido común pide que el cierre termine de verdad el evangelio, pero Marcos desafía una vez más el sentido común -ese conjunto de supuestos, que no son otra cosa que una construcción social y mental, de culturas e individuos, y que en numerosos casos frenan la evolución y la posibilidad del cambio positivo-.
            El final abierto de Marcos evoca, en la perspectiva hermenéutica, el acercamiento a la realidad desde el pensamiento complejo. Este pensamiento contesta críticamente la causalidad lineal y pone en primer plano la importancia de la no linealidad, la apertura y la emergencia de novedad como datos de la vida.
            Este paradigma contesta la perfección”, en beneficio de la plenitud”. La psicología profunda contempla estas dos posibilidades de comprensión e interpretación. La línea hermenéutica de análisis junguiano -en cierto modo contra el psicoanálisis freudiano-  se decanta por el principio de plenitud” al observar las propiedades abiertas de la vida y del individuo.
            Si la perfección supone lo cerrado y completo, la plenitud por su parte implica lo abierto y, en correlación con ello, una sana y positiva percepción de lo imperfecto”.


            Si a los seres vivos corresponde la capacidad de crecimiento, evolución por continuidad o por salto cualitativo y cambio, es claro que su principio rector no puede ser el ideal de perfección predeterminada. En cambio, el principio de plenitud o plenificación parece responder mejor a su naturaleza narrativa”. El final abierto del Evangelio según San Marcos se sitúa por tanto en este ámbito, o lo que es lo mismo, pone en cuestión críticamente, nuestras construcciones sobre la muerte, la vida y el más allá, sobre las representaciones mentales y sociales de la resurrección. Desafía los supuestos del sentido común en la época en que sitúa la historia de Jesús y en nuestra propia época, en la que esos mismos supuestos ya han entrado en crisis. La condición enigmática del relato de Marcos continúa después de él”...

domingo, 6 de marzo de 2016

EL QUE HABLA

EL QUE HABLA…
«En el principio existía la Palabra…» (Jn 1,1). Es como si se nos dijera: “Dios es todo comunicación; el rasgo más característico de su identidad es precisamente ese: su expectativa de conversación y diálogo con nosotros. Y eso desde que esperaba con impaciencia la brisa de la tarde para bajar a encontrarse con nuestros padres en el jardín”.
Dios está constantemente dirigiéndose a nosotros, “emitiendo señales”: el arco iris, el sábado, la sangre, la luna, la piedra… Los “signos, prodigios, gestas, maravillas y señales portentosas” con que los autores bíblicos califican las acciones de Dios para con su pueblo no parecen tener otro fin que el de convertirse en aviso, signo, guiño, contraseña o recordatorio de su presencia activa, de su incansable deseo de comunicarse y entrar en relación. El cielo “narra”, el firmamento “pregona”, el día “transmite”, la noche “susurra” (Sal 19,2).
Por eso el gran imperativo de Israel es “¡Escucha!”; y el peor reproche profético es el del embotamiento y la torpeza de ojos, oídos y corazón (Is 6,10). Están convencidos de que Dios no está nunca “fuera de cobertura”, sino que quiere seguir tejiendo una historia relacional entre Él y nosotros, para atraernos a una aventura espiritual que sólo es posible si en el fondo de nuestro corazón vive el deseo de encuentro que nace del amor.

(Dolores Aleixandre)

sábado, 5 de marzo de 2016

RELIGIÓN Y POLÍTICA

RELIGIÓN Y POLÍTICA
Alguien preguntó al maestro por qué se mostraba tan receloso respecto de la religión. ¿Acaso no era la religión lo mejor que tenía la humanidad?
La respuesta del maestro fue un tanto enigmática. “Lo mejor y lo peor: he ahí lo que se obtiene de la religión”.
-¿Por qué lo peor?
- “Porque la mayoría de las personas saben la suficiente religión como para odiar, pero no la suficiente como para amar”. Y en los grupos sociales, donde la política ha sustituido a la religión, podemos ver que pasa exactamente lo mismo: “la oposición, a ser posible, enterrada”.


viernes, 4 de marzo de 2016

...¿Y LA PUERTA?...

…¿Y LA PUERTA?...
Quizá, sin darnos cuenta, entramos al amparo del primer mandamiento: amar a Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra mente y con todas nuestras fuerzas. Es algo que cualquiera que quiera agradar a Dios debiera desear, no durante un minuto ni durante media hora, sino para siempre.
Gracias a éstos, la paz se establece en el mundo. Son ellas las fuerzas del mundo porque son tabernáculo de Dios en el mundo. Son las que evitan que el universo sea destruido. Son los pequeños. No se conocen a sí mismas. Toda la tierra depende de ellas, pero parece que nadie se da cuenta. Son aquellas para las cuales todo fue creado en el principio, y son ellas quienes heredarán la tierra
Son las únicas que siempre serán capaces de disfrutar completamente de la vida. Han renunciado al mundo entero, y les ha sido dado éste en posesión. Sólo ellas aprecian el mundo y lo que hay en él. Son las únicas capaces de vivir la alegría. Son limpias de corazón. Ellas ven a Dios, que hace su voluntad, porque Su voluntad es la de ellas. Dios hace todo lo que ellas quieren, porque Él es Quien desea todos los deseos de ellas. Ellas son las únicas que tienen todo cuanto pueden desear. Su libertad no tiene límites. Nos tienden la mano para abrazar nuestra miseria y ahogarla en la inmensa expansión de su inocencia, que lava al mundo con su luz.

Venid, penetremos en el seno de esa luz. Vivamos en la limpieza de ese cántico. Despojémonos, como de una vestidura, de las cosas del mundo y entremos desnudos en la sabiduría, porque esto es lo que piden todos los corazones cuando dicen: “Hágase tu voluntad”.

miércoles, 2 de marzo de 2016

ANTILEGÓMENOS Iº

ANTILEGÓMENOS  (el que se opone) Iº

«La convicción de que otro mundo es posible es condición para poder acercarse a los límites del sufrimiento humano. Que es posible que otro mundo pueda surgir entre los hombres, por utópico que nos parezca. Sin esta fe en otro mundo posible, humano, más justo, más fraternal, no podremos resistir. Sin esta convicción nos entregaríamos a salvaciones individuales, algo aberrante y, además, inútil, dado que estamos viviendo una tragedia que nos afecta a todos como humanidad. Para poder luchar, aunque no veamos el horizonte, tenemos que creer en él.

Todo gran arte es como un sueño, una reacción contra el mundo exterior, y en ocasiones una violenta y rencorosa negativa. Un gran creador levanta su obra porque le disgusta el mundo que lo rodea, malogrado por la fealdad, la imperfección, el relativismo y el desorden. El gran artista busca el Absoluto».
 (-Ernesto Sábato-)

martes, 1 de marzo de 2016